Entrevista a Patricio Sancha

Escrito por Germán Jaramillo Duque el . Publicado en Main
Imprimir

Entrevista a Patricio Sancha 
Narrador Oral y promotor de la narración oral en Chile
Por: Germán Jaramillo Duque





 

C.- ¿Quién eres tú, según tú?
P. – Según yo, solo soy yo.
C. - ¿Vienes del teatro?
P. – Fui a comprar entradas pero estaba todo vendido.
C.- ¿Crees, como lo sostienen algunos que el teatro está en crisis y que por esa razón muchos de quienes provienen de él se han dedicado a la narración oral?
P.- Todo está y ha estado perpetuamente en crisis. Incluso en los momentos de mayor auge, existe la amenaza de la crisis inminente.
¿Por qué parcelar las artes creativas en pequeños segmentos diferenciados?
Si bien es cierto cada forma de crear tiene su mecánica propia, el experimentar e incluso equivocarse puede llevarnos a que todos mejoremos continuamente al aprender de nuestros errores.
Todos podemos hacer de todo o al menos tratar.
C.- Hay quienes afirman que la narración oral es una especie de sustituto del teatro. ¿Coincides con esta aseveración?
P.- ¿Quién lo asevera? Seguramente algún ortodoxo proveniente del teatro que se quedó sin trabajo. Cada una de las artes escénicas tiene su especificidad tanto de forma como de fondo. Alguien que venga del teatro, es inmediatamente reconocido al momento de narrar así como alguien del mundo de la palabra, si trata de actuar, seguramente se le notarán falencias. Cada cual en lo suyo sin que esto sea prohibitivo de migrar o solo pasear por otras posibilidades de expresión.
¿Es malo qué un pintor se aventure a esculpir?
C.- ¿Para qué crees que debe servir la narración oral?
P.- ¿Para qué sirve contarle historias a un niño?
Para incentivar el vuelo libre de su imaginación y que sus alas lo lleven tan alto como puedan para ofrecerle la mejor óptica posible de la realidad que le toca vivir.
El día en que se deja de ser un poco niño soñador, empezamos a vivir las pesadillas que nos acompañarán hasta la muerte.
C.- ¿Cuánto hace que narras oralmente?
P.- Todos y cada uno de nosotros narramos desde que comenzamos a balbucear nuestras primeras palabras, pero si agregamos la variable escenario, creo que desde hace unos 15 años.
C.- ¿Recuerdas el momento en que contaste por vez primera una historia?
P.- Claramente. Verano, vacaciones, playa y una amiga que me dice: ”Cuéntame una historia”.
Balde de agua fría a mi pretendida futura galantería; no se me ocurrió nada.
Desde ese día me propuse primero crear historias y como no me sé auto gestionar para publicar (solo he publicado un libro en sociedad con un amigo que hizo el trabajo) y un porcentaje importante de todo acto creativo es compartirlo con otros, comencé a narrar mis historias.
C.- Cuéntanos un poco sobre tu experiencia en ese momento. ¿Qué sucedió en tu vida?
P.- No se abrieron las nubes para dejar caer sobre mí un rayo inspirador que fuera mi guía al cambiar el rumbo torcido de mi vida. Simplemente encontré un medio de expresión para mi sentir así como alguna vez fue la fotografía.
La palabra en sus múltiples expresiones me ha servido para introspectarme y reflexionar ya sea para mis adentros o en comunión con otros que al escucharme, sin estar plenamente conscientes, comparten los sentires de todo ser humano.
C.- ¿A qué objetivo te enfrentas cuando cuentas una historia?
P.- A pasarlo bien yo, para transmitir mí entusiasmo y hacer que otros compartan mi alegría.
A no confundir alegría con humor fácil ya que si bien no son términos excluyentes, los odiosos de siempre suelen meterlos en el mismo saco. La alegría es sentir plenitud por el solo hecho de estar vivo.
C.- ¿Cuándo cuentas historias te inclinas por un tema en particular, o te da lo mismo contar un cuento u otro?
P.- Nunca debería dar lo mismo. Como dicen muchos, son los cuentos los que quieren ser contados y se presentan ante nuestra memoria para salir de su encierro. El ambiente, el público, el momento psicológico por el que se esté pasando, todo contribuye a que se produzca una selección natural del cuento que desea ser escuchado. Por eso es fundamental tener un buen arsenal de historias para usar la adecuada en el momento preciso.
C.- Desde el punto de vista de la responsabilidad del mensaje, ¿crees que la narración oral está ejerciendo el mismo papel de observador y cuestionador de la realidad, que en sus momentos de esplendor tuvo el teatro?
P.- Pedrito, ¿quién es más inteligente, tú o tu hermano?
Las comparaciones pueden llegar a ser odiosas.
Observar, cuestionar, proponer, potenciar, son funciones inherentes a todo acto creativo materializado en obra.
Pintura, música, poesía, literatura, cine, danza, …, desde su propia óptica diferenciada, toda expresión artística cumple funciones similares de constante observación de la realidad para exhibir en vitrina lo que aun siendo evidente, nos negamos a ver.
C.- ¿Cómo ves el desarrollo de la narración oral en América?
P.- Pienso que más que desarrollo, es un reposicionamiento de lo que siempre existió pero lamentablemente se estaba extinguiendo por la vorágine en que se ha ido convirtiendo nuestra sociedad contemporánea.
América no fue descubierta, siempre existió. La narración oral no es una disciplina nueva, siempre ha existido para acompañar al hombre en su caminar por la duda.
C.- ¿Cómo ves el movimiento de narración oral en tu país.
P.- Cada vez es más importante ya que se ha entrado en un circulo virtuoso de expansión promovido tanto por las entidades culturales ligadas al estado que apoyan financieramente a quienes se están dedicando de lleno a esta actividad y por otro lado, el espacio que se le está entregando al ocio provechoso en que se asiste a espectáculos de la palabra.
C.- ¿Son, todos los que en Chile cuentan historias, narradores orales, o, al igual que sucede en otros países, según los conocedores del tema, existen quienes utilizan el espacio como pretexto para realizar otras actividades emparentadas con lo escénico?
P.- ¿Quién puede tildar de narrador oral a otra persona? ¿Una universidad, un instituto, un maestro, otro narrador, el público, el mismo? ¿Quién?
Todos somos narradores orales de nuestras propias vidas aunque se tienda a decir que solo quienes suben a un escenario son merecedores de tal apelativo.
Soy arquitecto y he visto hermosas obras de arquitectura hechas por personas sin el grado académico de arquitecto y atrocidades cometidas por arquitectos universitarios.
La palabra es de todos y para todos, no es egoísta y acepta compartir espacio con otras disciplinas.
¡Divulguémosla sin exclusivismos!
C.- ¿Existen en tu país promotores sociales de la narración oral, o son todos los que hay, promotores de ésta con intereses comerciales?
P.- La pregunta parece querer demonizar el aspecto comercial pero con dinero se compran huevos y a nadie se le puede pedir ejercer una ocupación calificada e ilustrada por el solo gusto de hacerla. Con todo el tiempo de dedicación que esto implica una justa retribución económica es necesaria para incentivar a quienes decidan dedicar su vida a esta disciplina. Eso de “venderse al sistema” a estas alturas de nuestra sociedad, parece un discurso un tanto añejo ya que siempre y cuando el dinero no sea el fin último, no es malo que exista para mejorar la calidad de vida de quienes quieren entregar su vida al culto de la palabra. Si se toma el dinero como un medio y no como un fin puede llegar a ser un motor importante para la adecuada presencia de esta actividad.
C.- ¿Los organismos culturales del estado de tu país promueven la narración oral como actividad con identidad propia, o la incluyen como parte accesoria de otras disciplinas artísticas?
P.- Gradualmente está adquiriendo personalidad propia, sobre todo con actividades ligadas al fomento lector entre escolares. Colegios, bibliotecas, centros culturales,..., están acogiendo la oralidad dentro de su desempeño normal.
También la vida nocturna está permeando sus espacios a esta forma de expresión.
C.- ¿Hay unidad en el movimiento de narración oral en Chile, o se encuentra éste dividido en agrupaciones que compiten entre sí por la supremacía, tal como hemos detectado que sucede en otros países?
P.- ¿Se me está preguntando sobre mi país o sobre el ser humano? Sea cual sea el continente, país, territorio o grupo humano reducido, al ser la narración oral una re creación con un aporte significativo de creación por parte de quien narra, el egoísmo está presente. Sabemos que en toda creación aparece el ser humano más honesto, con sus habilidades, virtudes, defectos y egoísmos.
C.- Cuál ha sido tu papel en el desarrollo de la narración oral en Chile. Contribuye con la historia contándonos un poco acerca de cómo empezó todo.
P.- Si en algo he aportado, feliz.
Lo único que sé es que alguna vez fui a ver un espectáculo de narración oral en que al final los narradores hicieron el comentario que si alguien tenía historias que deseaban se contaran sobre el escenario, se las llevaran escritas y ellos las adaptarían.
A la semana siguiente llegue con mis cuentos.
A la semana subsiguiente fui a escucharlos y nada.
Fui durante varias semanas y nunca nada, hasta que me aburrí y pedí contar yo mismo mis historias.
Al principio con suerte me dejaban contar algo corto y gradualmente fui adquiriendo confianza en mí mismo y ganándome la suya.
Trato de narrar solo historias creadas por mí.
C.- ¿Temes que te critiquen?
P.- No le temo a la crítica fundamentada, la cual respeto, reflexiono acerca de ella y luego discierno lo que hacer. A la critica que si temo y de manera casi paranoica, es a aquella maliciosa con afanes destructivos para conservar ciertas parcelas de poder de parte de quien las hace.
C.- ¿Temes hacer crítica?
P.- No, aunque a veces por causa de algunos egos macromegalicos incapaces de analizar una crítica, he tenido problemas ya que han tomado mis comentarios como ataques personales y no como observaciones a su desempeño escénico. No es lo mismo contarle una anécdota a un buen amigo incondicional que a un público cuestionador.
C.- ¿Qué crítica le harías al movimiento de narración oral de Chile?
P.- No sabemos cómo fidelizar al público porque usamos formas vistas en otros narradores que les funcionan en sus respectivos países. Debemos encontrar nuestra propia formula de narrar y adquirir así una personalidad país en relación a esta disciplina.
C.- ¿Cómo ves el futuro de la narración oral en América?
P.- Encuentros, festivales, narradores errantes, todas estas posibilidades de intercambiar experiencias van aumentando las expectativas de desarrollo de la narración oral.
C.- ¿Cómo ves el futuro del movimiento de narración oral en Chile?
P.- Tanto la cantidad como la calidad de sus exponentes se ha ido incrementando y mejorando de manera creciente y actualmente se puede hablar con propiedad de un movimiento emergente que haces algunos años solo eran torpes balbuceos de algunos osados.
C.- ¿Te queda algo por decir?
P.- No sé si me queda algo por decir pero si mucho por contar.
C.- ¿Qué opinas de ti mismo?
P.- Demasiado complicado, prefiero que otros opinen.

 

Santiago de chile, 7 de enero de 2015
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.