Entrevista a Vivianne Thirion

Escrito por Cirnaola el . Publicado en Main
Imprimir

Entrevista a Vivianne Thirion de México
narradora oral y promotoria de la narración oral en México

Por. Germán Jaramillo Duque

 


C.- ¿Quién eres tú, según tú?
V. - Vivianne Thirion García, nacida hace algunos ayeres en la Ciudad de Durango, estado del mismo nombre en el bello y actualmente flagelado país México. Soy Promotora Cultural Independiente, empeñada principalmente en que la gente lea textos diversos y con calidad literaria que amplíen su criterio y puedan desempeñar un papel más activo, sensible y consciente en la sociedad de su tiempo. Creo que cuando faltan las palabras y los argumentos surgen las balas. Soy en escencia una enamorada de la vida y del arte, me gusta despertar todos los días y contemplar en palabras de mi abuelita: “… la gracia de Dios”
C. - ¿Vienes del teatro?
V. Soy Narradora Oral Escénica por herencia, convicción y formación. No pertenezco al teatro como tal; a menos que contemplemos el teatro de la vida que nos plantea circunstancias, escenarios, roles diversos y tramas tanto en la comedia como en la tragedia.
C.- ¿Crees, como lo sostienen algunos que el teatro está en crisis y que por esa razón muchos de quienes provienen de él se han dedicado a la narración oral?
V.- No es posible generalizar en ese aspecto ya que desconozco la circunstancia por la que atraviesa el teatro en otros países, en México creo que se ha vuelto muy costoso en especial la comedia musical, aunque hay diversas propuestas escénicas y más económicas; otro factor es la inseguridad y la problemática vial que hay en las grandes ciudades, específicamente en el Distrito Federal. En el interior de la república hay poca oferta. Tal vez algunos actores y actrices con poca demanda en su campo de trabajo por distintas circunstancias consideren que la narración oral les resulta más fácil y lucrativa lo que no necesariamente es verdad, además no se preparan y creen que es lo mismo; esto también ha traído un amplio abanico de abordajes de la narración oral, los que cuentan con objetos, los que montan personajes, los que cuentan con títeres, los que sólo leen en voz alta, los que hacen malabares, escenografías, agregan vestuarios, etc. que por un lado diversifican propuestas pero por otro confunden al público, instituciones y a los narradores noveles que se preguntan: ¿Qué es hoy, contar cuentos? Para mí sigue siendo un acto público, ético y estético de comunicación directa efímera e irrepetible, en donde la magia de la palabra y el gesto logran universos compartidos.
C.- Hay quienes afirman que la narración oral es una especie de sustituto del teatro. ¿Coincides con esta aseveración?
V Por supuesto que no, son parientes dentro de las artes escénicas, unas veces muy cercanos y otras más alejados. Cada uno con sus características y fronteras. Aunque hoy casi todo es híbrido y fragmentado.
C.- ¿Para qué crees que debe servir la narración oral?
V.- Desde el punto de vista de quien cuenta y escucha sirve para enriquecer la vida, para tener experiencias virtuales y abarcar tiempos y espacios diversos desde el aquí y el ahora. Para encontrarte con el otro, el diferente pero complementario, expresarte y reencontrarte públicamente; para obtener respuestas, generar inquietudes… es un camino para llegar a los libros, para despertar la curiosidad por viajar a lugares lejanos, exóticos, misteriosos y, al interior de uno mismo...
C.- ¿Cuánto hace que narras oralmente?
V.- Formalmente desde 1989 que tomé mi primer taller con el Maestro Francisco Garzón Céspedes y de ahí en adelante, sin embargo tuve la fortuna de tener una abuela contadora de historias, conversadora y simpática quien a mí y mis hermanos solía narrarnos historias de familia (para conocer nuestros orígenes y crear lazos con la tierra), leyendas (como la del Alacrán diabólico que está en mi repertorio) y pasajes históricos (la época de la Revolución mexicana que le tocó vivir (sufrir) y anécdotas curiosas de Pancho Villa el Centauro del Norte).
C.- ¿Recuerdas el momento en que contaste por vez primera una historia?
V.- Claro que si con público, público fuera de las prácticas de taller fue a finales de julio de 1989 en la plaza de Santa Catarina, Barrio de Coyoacán el cuento o fábula de Augusto Monterroso “La rana auténtica”, por cierto acabo de celebrar 25 años de contar el pasado mes de octubre 2014 y mi amiga Beatriz Falero fundadora de los Narradores Orales de Santa Catarina me invitó a contar 25 minutos: uno por año, dentro del festival Octubre mes de los cuentos; volví a contar “La rana auténtica”, ahora claro con menos nervios y más dominio del escenario. Lo disfruté mucho.
C.- ¿Cómo llegaste a la narración oral? ¿Fue por coincidencia, por gusto después de ver un espectáculo, o como consecuencia de un proceso?
V.- Por gusto, yo les contaba a mis hermanos desde chica, siguiendo el ejemplo de mi abuela cuentera Doña Refugio e inventaba historias sobre la marcha, siguiendo la petición del público. Lo deje en la adolescencia, años después fue la curiosidad al ver un anuncio del Instituto Nacional de Bellas Artes en el periódico, promocionando un taller de Narración Oral Escénica de manera muy seria y atractiva, al cual me inscribí y descubrí que lo que mi abuelita hacía de forma empírica era una disciplina artística.
C.- Cuéntanos un poco sobre tu experiencia en ese momento. ¿Qué sucedió en tu vida?
V.- Fue muy sorpresivo comparar lo que hacia mi abuelita en el ámbito familiar resultó ser un arte escénico contemporáneo y antiguo a la vez, con muchos seguidores en el mundo, con una técnica específica… y luego fue una gran alegría al haber sido seleccionada dentro de los diez mejores del taller y las palabras motivadoras del maestro Garzón después de contar en Santa Catarina: “… No te alejes, esto es lo tuyo”.
C.- ¿A qué objetivo te enfrentas cuando cuentas una historia?
V En escencia a comunicarme con cualquier público, en cualquier lugar y circunstancia y dejar una experiencia significativa en los escuchas.
C.- ¿Cuando cuentas historias te inclinas por un tema en particular, o te da lo mismo contar un cuento u otro?
V.- Conformar un repertorio amplio y propio es quizá lo más laborioso de este oficio, sólo cuento lo que me mueve en un sentido u otro, en lo que creo, buscando no traicionar mi postura en el mundo con todo lo que esto implica. (Familia, amor, amistad, patria, valores etc.)
C.- Desde el punto de vista de la responsabilidad del mensaje, ¿crees que la narración oral está ejerciendo el mismo papel de observador y cuestionador de la realidad, que en sus momentos de esplendor tuvo el teatro?
V.- No lo creo, ya que en general no se es muy riguroso en la selección de repertorio y no se tiene plena conciencia de la responsabilidad que implica ejercer la palabra públicamente. Pero algo se influye en el público sin duda.
C.- ¿Cómo ves el desarrollo de la narración oral en América?
V.- Caótica, porque hay mucho, pero no hay estándares de calidad, se ejerce de manera individual casi siempre o con “piques” entre agrupaciones, con cotos de poder muchas veces. Considero que está bien que haya remuneración más no se debe de contar sólo por dinero, hay lugares como asilos, orfanatos, hospitales que requieren la presencia solidaria y gratuita de los narradores orales.
C.- ¿Cómo ves el movimiento de narración oral en tu país.
V.- Aplica la respuesta anterior con variantes, se está contando ahora más en los estados (interior), pero de manera empírica e irregular.
C.- ¿Son, todos los que en México cuentan historias, narradores orales, o, al igual que sucede en otros países, según los conocedores del tema, existen quienes utilizan el espacio como pretexto para realizar otras actividades emparentadas con lo escénico?
V.- Claro que sí, hay de todo pero se ha ganado lugares en las ferias, instituciones, ferias, editoriales, se requiere sin embargo de un eje regulador pero que no coarte la libertad de expresión de las personas pero sí que existan parámetros y ética profesional.
C.- ¿Existen en tu país promotores sociales de la narración oral, o son todos los que hay, promotores de ésta con intereses comerciales?
V.- No entiendo el término promotor social, hay algunos narradores que tienen quien los promueva y venda su trabajo pero la mayoría lo hace directamente.
C.- ¿Los organismos culturales del estado de tu país promueven la narración oral como actividad con identidad propia, o la incluyen como parte accesoria de otras disciplinas artísticas?
V.- Se han ganado algunos espacios y reconocimiento hay becas que ofrece CONACULTA, y la Dirección de Cultura Infantil tiene un grupo numeroso de narradores que programa regularmente, no todos con formación ni trayectoria… queda mucho por hacer sobre todo en la iniciativa privada.
C.- ¿Hay unidad en el movimiento de narración oral en México, o se encuentra éste dividido en agrupaciones que compiten entre sí por la supremacía, tal como hemos detectado que sucede en otros países?
V.- Así sucede también, sobre todo si hay dinero de por medio, sin embargo se dan algunas alianzas y colaboraciones.
C.- Muchos coinciden en afirmar que eres pionera del movimiento de narración oral en México. Cuéntanos cómo fue ese comienzo, y cuál ha sido tu papel en el desarrollo de la narración oral en México. Contribuye con la historia refiriéndonos los detalles.
V.- Puede ser, aunque hay compañeros (as) que iniciaron antes que yo y que tienen un papel relevante en el movimiento. Coordino la Asociación Mexicana de Narradores Orales Escénicos AMENA, A.C. desde hace varios años, (pocos compañeros asumen algún cargo formalmente), además soy Directora del Festival HABLAPALABRA- MÉXICO con 22 emisiones anuales con varias sedes en el país que ha contado con voces internacionales invitadas en algunas ocasiones. Instituimos para AMENA los reconocimientos “El Caracol para personas, grupos e instituciones que aportan y fortalecen la oralidad artística de manera relevante. Creo que formo de alguna manera parte de la historia de la narración oral en México.
C.- ¿Temes que te critiquen?
V Creo que existen criticones más no crítica profesional dentro del oficio, al menos en mi país, la cual es muy difícil de realizar con objetividad. Por cierto en el terreno del arte creo que es el público en todo caso quien determina el valor de un narrador o de cualquier acto escénico.
C.- ¿Temes hacer crítica?
V - Puedo dar mi opinión si se me solicita.
C.- ¿Qué crítica le harías al movimiento de narración oral de México?
V.- La falta de unión y de proyectos comunes, también tener mayor rigor como profesionales, leer más, viajar más, compartir y escucharnos más…
C.- ¿Cómo ves el futuro de la narración oral en América?
V.- “In crescendo”.
C.- ¿Cómo ves el futuro del movimiento de narración oral en México?
V - Fragmentado.
C.- ¿Crees que la narración oral es una actividad en permanente crecimiento?
V.- En términos generales sí, aunque yo agregaría también el aspecto del perfeccionamiento y el profesionalismo.
C.- ¿Te queda algo por decir?
V - “Cuando cuentes cuentos, cuenta cómo cuentas…”
C.- ¿Qué opinas de ti misma?
V Opino que quede extenuada con esta exhaustiva entrevista, espero que mis compañeros no me fusilen pronto. Me queda mucho por hacer, aprender, viajar y sobre todo por leer. Abrazos!

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.