Entrevista a Laura Ferreira

Escrito por Super User el . Publicado en Main
Imprimir

 

Entrevista a Laura Ferreira

Narradora oral y Promotora de la narración oral en Paraguay

 

C.- ¿Quién eres tú, según tú?

L. -  Soy Laura Ferreira, “La cuentera”.  Soy artista.  Madre de Rebeca Anahí y Marcos Rafael.  Hija de una mujer valiente y sabia, Doña Concepción.  Nieta de José L. Melgarejo, uno de los precursores del teatro popular paraguayo y enaltecedor de las Veladas Folklóricas durante la Guerra del Chaco. 

Abrazo mi “ser paraguaya”. Amo mis rasgos indígenas. Valoro la lengua guaraní como legado esencial de mis ancestros.  Intento cumplir con honestidad el pedido de Don Felix de Guarania (+): “revitalizar el verdadero significado del “AYVU”, la palabra, que para los originarios era el manantial del alma”. 

C. - ¿Vienes del teatro?

L. – Si, me formé como actriz de teatro y docente de teatro escolar. Al conocer la Narración Oral Escéncia dije: “cierro mi vida teatral por un tiempo, quiero contar cuentos”.  Siento que mi búsqueda interna artística encontró su fuente de vida.

C.- ¿Crees, como lo sostienen algunos que el teatro está en crisis y que por esa razón muchos de quienes provienen de él se han dedicado a la narración oral?

L.-  En Paraguay no se da esa situación.  El teatro tiene su espacio ganado con mucho esfuerzo, hay estrenos maravillosos, se está intentando lograr la Ley del Artista, en fin, no se puede hablar de crisis teatral en Paraguay.  Los narradores orales, en su mayoría, se iniciaron como narradores/as de cuentos, somos pocos los que provenimos del teatro.

C.- Hay quienes afirman que la narración oral es una especie de sustituto del teatro. ¿Coincides con esta aseveración?

L.- No coincido con esta aseveración.   En Paraguay, el arte teatral tiene su espacio, su público, sus fondos artísticos, etc.  La narración oral está abriendo espacios cada vez más, va cautivando público de diferentes edades, tiene espacio en prensa y fondos de cultura nacional, municipal y privados que apoyan el trabajo.

C.- ¿Para qué crees que debe servir la narración oral?

L.-  Para mirarnos y senti-pensarnos humanos.

C.-  ¿Cuánto hace que narras oralmente?

L.-  Hace unos poquitos nueve años, desde el año 2007.

C.- ¿Recuerdas el momento en que contaste por vez primera una historia?

L.- ¿Profesionalmente? si, claro.  Fue al culminar mi primer taller de narración oral.  Mi primer cuento narrado se lo dediqué a Vanessa, una niña a quien había contado cuentos una tarde, cuando aún no me dedicaba a contar cuentos, pero que vivencié con ella la poderosa herramienta de la narración.  Vanessa pasó a otra dimensión de vida pero siempre recuerdo esa tarde de cuentos de mucha vida y color.

C.- ¿Cómo llegaste a la narración oral? ¿Fue por coincidencia, por gusto después de ver un espectáculo, o como consecuencia de un proceso? Cuéntanos un poco sobre tu experiencia en ese momento. ¿Qué sucedió en tu vida?

L.- Nada es casualidad.  Yo estaba en un buen momento actoral pero sentía un vacío extraño.  Sentía que quería algo más en mi oficio artístico, pero no sabía qué, tal vez era la diversidad de público, o la comunicación sin la cuarta pared.  En fin, algo inexplicable. 

En ese entonces Marco Flecha, amigo y compañero de las tablas, había participado de una reunión, en Uruguay, de la Red Latinoamericana de Cuentería. El fue en representación de Paraguay porque aquí no existían personas que se dediquen al arte de narrar.  Como referencia de contadores de historia teníamos a los “caseadores”, contadores de casos populares, y también estaban algunas individualidades que contaban o leían cuentos pero no era visto como un oficio artístico.

En la reunión de Uruguay se propuso ayudar a Paraguay a ingresar al mundo de la Narración Oral Escénica.  Los narradores internacionales se pagarían el pasaje y en Paraguay, Marco Flecha, tenía el compromiso de armar un equipo logístico para recibirlos (alojamiento, alimentación, locales para espectáculos y talleres).  Entre esos narradores internacionales estaban: Walter Diaz Ovalle (Colombia), Inés Grimland (Argentina); José Luis Mellado (Chile); Carlos Moreno (Uruguay); Cucha del Águila (Perú), entre otros.

Participé de los talleres, y me quedé convencida que era lo que buscaba.  Al culminar el taller me uní al equipo de logística para ayudar en lo que hiciese falta (cenas, almuerzos, acompañamientos, etc). Yo estaba segura: “yo voy a contar cuentos”. Inés Grimland me dijo: “será difícil que te dediques a este oficio, no es fácil, hay que estar en formación constante y aquí no tienen escuelas o personas con quienes iniciar el proceso”.

Al culminar ese Primer Festival de Cuentería Popular “Ñe´e Jerepe”(en guaraní significa “palabra en ronda o ronda de palabras”), se decidió elaborar un proyecto para una escuela-taller de capacitación, dirigido a las personas que estábamos interesadas en la Narración Oral.  Ese proyecto tuvo el respaldo del Centro Cultural de España Juan de Salazar e iniciamos el proceso de capacitación.  La coordinación y tutoría estaba a cargo de los coordinadores de la Red Latinoamericana de Cuentería (de ese entonces) con docentes de renombrada trayectoria en Paraguay, como ser Erenia López y Daniel González. Una vez al mes teníamos la presencia de narradores internacionales que seguían el programa de formación.  Al finalizar ese proceso, unos 7 meses después, Marcos Flecha se mudó a España y un grupo de soñadores continuamos el trabajo de la promoción y difusión de la Narración Oral Escénica en Paraguay.

C.- ¿A qué objetivo te enfrentas cuando cuentas una historia?

L.- Me motiva la verdad, la sinceridad de encontrarse con uno mismo y con su entorno.  Posibilitar abrir los ojos al mundo y a la imaginación.  Ver la vida real con ojos de fantasía.  Abrazar y dejarse abrazar por las palabras y las miradas.

C.- ¿Cuando cuentas historias te inclinas por un tema en particular, o te da lo mismo contar un cuento u otro?

L.- Uyyy noo, jamás da lo mismo.  Es más, algunos cuentos se me meten a la escena cuando en realidad pensaba en otro, y, finalmente concluyo que era el que debía contar.  La temática no podría decir, es variada.   

C.- Desde el punto de vista de la responsabilidad del mensaje, ¿crees que la narración oral está ejerciendo el mismo papel de observador y cuestionador de la realidad, que en sus momentos de esplendor tuvo el teatro?

L.-    De alguna manera sí, aunque no es la finalidad única.  Pero sí, la palabra es una herramienta fundamental en los espacios y momentos donde cuestionar la realidad es necesario, y a través de las historias hay una mejor recepción del mensaje. 

C.-  ¿Cómo ves el desarrollo de la narración oral en América?

L.-    En los últimos dos años he viajado poco como narradora de cuentos, no podría opinar certeramente, pero la organización anual de nuestro Encuentro de Oralidad “La Patria que late en mí”, hace que tenga una referencia de todo el desarrollo y las innovaciones que van teniendo colegas narradores de diferentes países. Está en constante crecimiento.

C.-  ¿Cómo ves el movimiento de narración oral en tu país.

L.- Al movimiento de narración oral en mi país, lo veo con una necesidad imperiosa: crear una asociación y fomentar la profesionalización de las personas que se encuentran narrando.  Aquí no tenemos Escuela de Narración Oral y eso dificulta que las personas que inician el camino no tengan un espacio de desarrollo profesional. Artesanas de la Palabra, el grupo al que pertenezco, realiza diversos esfuerzos para traer narradores internacionales que realicen periódicamente talleres de capacitación a fin de ir profesionalizándonos. Vamos andando, que es lo importante.

C.- ¿Son, todos los que en Paraguay cuentan historias, narradores orales, o, igual que sucede en otros países, según los conocedores del tema, existen quienes utilizan el espacio como pretexto para realizar otras actividades emparentadas con lo escénico, como los denominados cuenta chistes o los practicantes de Stand Up Comedy? 

L.-    En Paraguay los narradores orales, cuenteros y cuentacuentos tenemos casi los mismos escenarios, sabemos dónde uno y otro cuenta.  Paraguay es pequeño y los narradores somos pocos aun. El Stand Up Comedy tiene su público ganado, sus espacios y nos diferencian muy bien.  Es que no somos lo mismo. Utilizamos la palabra como herramienta esencial pero el público lo distingue y también nosotros al presentarnos.

C.-  ¿Existen en tu país promotores sociales de la narración oral, o son todos los que hay, promotores de ésta con intereses comerciales?

L.-  No comprendo la pregunta.  Promotor social? Intereses comerciales?

C.- ¿Los organismos culturales del estado de tu país promueven la narración oral como actividad con identidad propia, o la incluyen como parte accesoria de otras disciplinas artísticas?

L.- Estamos en un proceso. Ya nos reconocen como expresión artística y estamos en la rama de las Artes Escénicas.  Aun debemos lograr que se tenga representantes Narradores Orales en las mesas de trabajo de los organismos de cultura y/o entre los jurados evaluadores de proyectos.

C.- ¿Hay unidad en el movimiento de narración oral en Paraguay, o se encuentra éste dividido en agrupaciones que compiten entre sí por la supremacía, tal como hemos detectado que sucede en otros países?

L. – Somos pocos jajajaja muy pocos.  La verdad que no existe una Asociación Nacional de Narradores Orales de Paraguay pero los que estamos en el camino de los cuentos, grupos e individualidades, tratamos de apoyarnos de alguna manera, por lo menos en la difusión de las actividades de uno y otro.

C.- Tenemos la impresión de que eres pionera del movimiento de narración oral en Paraguay. Si es acertada nuestra presunción, cuéntanos cómo fue ese comienzo, y cuál ha sido tu papel en el desarrollo de la narración oral en Paraguay. Contribuye con la historia refiriéndonos los detalles.

L.- Bueno, pionera no.  El que con osadía trajo la propuesta fue Marco Flecha, a través de los compañeros de la Red Latinoamericana, año 2006.  Y en el 2007 se forma PIIIPU!, el primer grupo de narración oral de Paraguay.  Integré ese grupo y también estuve como coordinadora en un periodo. Luego, en el 2010 se constituye el grupo Artesanas de la Palabra, que integro desde esa fecha y coordino actualmente. 

Lo que sí tuve claro desde el inicio es mi opción contundente de instalar y fortalecer la Narración Oral en Paraguay. Para mí la Narración Oral fue un flechazo jajajaja fue un enamoramiento a primera vista y luego un amor que siendo de cada día y creo que será de por vida.

Cada festival de cuentos al que iba era un aprendizaje nuevo y luego volvía con la intención implementarlo en mi país.  El “Apthapi de Cuentos”, en Bolivia; “Cuento Palabra”, de Córdoba-Argentina; “Fabricantes de Historias”, de Chia-Colombia, “Cuento con vos”, de Uruguay, fueron mis primeros festivales, en aquel 2007. Y el retorno al país significaba siempre ir abriendo nuevos caminos.  Así surgieron las rondas semanales de cuentos en editoriales, los cuentos para adultos en Cafeterías y bares, cuentos en las plazas. Cada país visitado, cada compañero/a narrador/a que conocía a nivel internacional fue aportando a mi curiosidad, a mi formación y posterior experiencia en Paraguay.

Y sigo, y seguimos fortaleciendo nuevos espacios.  Lo último, en este 2016, es la incursión de los narradores orales en el City Tour de Asunción. Vamos contando leyendas, mitos y cuentos, junto al guía turístico. 

C.-  ¿Temes que te critiquen?  

L.- Quien decide trabajar en arte y cultura siempre está en la mira, es difícil no ser criticado. Lo importante es estar seguro de lo que uno cree y de la honestidad con la que realiza su trabajo, y continuar... continuar... poco a poco las críticas cáen solas, por su propio peso.

C.-  ¿Temes hacer crítica?

L-  No me gusta criticar. Me gusta más observar, analizar e intentar entender las razones de una u otra actitud o situación.   

C.-  Sea cual fuere tu respuesta a la pregunta anterior, explícanos la razón de la misma.

L.-  Una persona que trabaja en el oficio de la palabra, conoce el alcance de la misma. Cultivar el silencio ante situaciones adversas, observar y tratar de entender, es una sabiduría de vida.  Una vez lanzada la palabra, es una flecha. Aclaro, es una práctica que intento cultivar, no significa que ya lo haya logrado totalmente jajajaja

C.-  ¿Qué crítica le harías al movimiento de narración oral de Paraguay?

L.-   jajajaja No es una crítica, más bien una invitación: ¡ya es hora de tener una Asociación, pongámonos las pilas!

C.-  ¿Cómo ves el futuro de la narración oral en América?

L.-   La palabra fue, es y será siempre necesaria. La palabra sentida y dicha, como un manantial, como diría Don Felix de Guarania.  Por ello, el futuro está en el nivel de compromiso que asumamos cada uno con “la palabra”. 

C.- ¿Cómo ves el futuro del movimiento de narración oral en Paraguay?

L.-   Soy optimista.  El pasado 17 de marzo de 2016, nos congregamos en una Narratón de Cuentos, y gratamente me quedé sorprendida con la cantidad de personas que tenían y querían contar... creo que cada día más urge la Escuela de Narración Oral en Paraguay.

C.- ¿Crees que la narración oral es una actividad en permanente crecimiento?

L.- Si, si lo creo.  Aunque depende de la pasión con que vivamos el oficio.  No retroceder ante los obstáculos e innovar, leer, crear y creer en lo que uno está haciendo, en su oficio.

C.- Sea cual fuere tu respuesta a la pregunta anterior, explícanos, por favor, la razón de la misma.

L – Somos seres humanos, el ser humano evoluciona, está en constante cambio. Los artistas somos creadores, nos re-creamos a cada instante.  Cuando dejamos de soñar, de crecer, de crear... ya no estamos aquí.  Estamos más allá... y de seguro que más allá, seguiremos creando.

C.- ¿Consideras importante la narración oral para la recuperación histórica de una sociedad y para mantener la cohesión cultural de la misma?

L.- Totalmente convencida de ello. 

C.- Si tu respuesta es afirmativa, dinos porqué.  

L- Un pueblo que conoce su historia, es capaz de entender su presente y proyectar su futuro. 

C.- ¿Te queda algo por decir?

L- Gracias... gracias ... si, gracias.  Gracias por este espacio de encuentro, de promoción y difusión del arte de la narración oral.  Gracias por sentir el latir de compañeros del sendero de la palabra. Gracias por creer en este oficio.  Gracias a esta vida que me brinda la posibilidad de ser Narradora de Cuentos.

C.- ¿Qué opinas de ti misma?

L.- Soy  Laura Ferreira, “La cuentera”, y los cuentos es mi única forma de ver la vida. Creo en la palabra, en el manantial del alma, el Ayvu.

 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.